Vino y chocolate, dos placeres tan distintos que al mismo tiempo comparten grandes similitudes, como el hecho de ser considerados productos afrodisíacos, así como contener propiedades antioxidantes.

Maridarlos puede llegar a ser un gran reto, pero si se consigue hacer bien será sin duda un auténtico regalo para el paladar. Por ello vamos a daros unas pequeñas pautas para que podáis disfrutarlo al máximo:

 

En primer lugar, hay que pensar en crear combinaciones con intensidades similares. Vinos suaves con chocolates suaves y vinos fuertes con chocolates fuertes, para que se cree un equilibrio que impida que el sabor de uno ‘pise’ al otro.

Al igual que ocurre con el vino, si se va a hacer una cata habrá que empezar por los más suaves hasta los más fuertes, lo que en el chocolate vendría marcado por el porcentaje de cacao.

Una vez dicho esto, podríamos comenzar maridando el chocolate blanco, que va perfecto con vinos frutales y con espumosos. Algunos ejemplos serían el Chardonnay, Gewürztraminer o los vinos semidulces.

Por otro lado, el chocolate con leche se puede maridar con tintos jóvenes y algunos blancos de mayor intensidad. Esto es así dado que su nivel de dulzura combina genial con sus notas lácteas. Algunas de las variedades que mejor van con este tipo de chocolate son Merlot, Sauvignon Blanc o Pinot Noir.

Y, por último, un chocolate negro con al menos un 70% de cacao combina a la perfección con vinos astringentes. Malbec, Sirah o Cabernet Sauvignon serían algunos ejemplos ya que son capaces de nivelar la acidez del cacao.

 

¿Ya tienes pensadas las combinaciones de vino y chocolate para regalarle a tu paladar esta explosión de sabores?

 

 

VINO Y CHOCOLATE EN TIERRA DE CUBAS

No podemos despedirnos sin hablaros de nuestra cata maridada de vino y chocolate de la mano de Chocolates Lacasa, una de nuestras actividades más exitosas. Y si no podéis resistiros a disfrutar de esta experiencia, en el siguiente enlace encontraréis toda la información para reservar nuestro Taller de Cata de Chocolate y Cacao, en el que degustaríamos las maravillosas creaciones de Manuel Segura.