Seguro que alguna vez habéis oído hablar de los beneficios del vino para la salud, y es que distintos científicos y estudios siguen descubriéndonos cada vez más propiedades del vino que no nos dejan indiferentes.

¿Te gustaría conocer algunos de estos beneficios? ¡Sigue leyendo!

 

Retrasa el envejecimiento

La piel de la uva tinta posee grandes cantidades de resveratrol, una enzima capaz de disminuir hasta un 70% el proceso de envejecimiento.

 

Es un gran aliado para bajar de peso

El vino activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa, además de estimular las existentes para depurarlas y eliminarlas poco a poco. 

 

Rejuvenece la piel

El vino posee multitud de antioxidantes que nos ayudan a combatir el envejecimiento, y restaurar el colágeno y las fibras elásticas. De este modo, se consigue reducir líneas y arrugas existentes en la piel.

 

Potencia nuestro cerebro

El ácido fenólico propio de las uvas blancas es capaz de protegernos de enfermedades degenerativas como el alzheimer. 

El vino tinto también hace que podamos prevenir demencias y otras enfermedades degenerativas. 

 

Reduce el impacto de los rayos ultravioleta en nuestra piel

Los flavonoides, un antioxidante presente en la uva, ayudan a evitar los daños que sufre nuestra piel como resultado de la exposición a la radiación ultravioleta. 

 

Combate el cansancio

La uva tinta, gracias al resveratrol, es capaz de prevenir el cansancio y la apatía. Además, del mismo modo, proporciona una mayor energía física y mental. 

 

Nos hace más felices

El vino incide directamente en el nivel de endorfinas, unas pequeñas sustancias químicas que produce el organismo y que se conocen como hormonas de la felicidad, puesto que son las encargadas de provocar la sensación de placer. 

 

Reduce el riesgo de depresión

El vino contiene magnesio, un mineral que actúa como tranquilizante natural, siendo recomendado en muchas ocasiones para reducir los síntomas de estrés, ansiedad o depresión, además de la fatiga y la irritabilidad. 

 

Es bueno para nuestro corazón

El vino tinto es rico en Vitamina E, la cual ayuda a limpiar nuestra sangre y vasos sanguíneos, fortaleciendo de este modo nuestra salud cardiovascular.

 

Bloquea el crecimiento de células cancerígenas

Gracias a sus compuestos antioxidantes, el vino es capaz de proteger nuestras células e impedir el avance del cáncer. 

 

Reduce la resaca 

Si, puede resultar muy contradictorio, pero es una realidad. Gracias a la baja concentración química que tiene el vino blanco, este es capaz de reducir los síntomas propios de haber tomado alcohol el día anterior (náuseas, malestar e irritabilidad…).

 

Combate las infecciones urinarias

En especial el tinto, ayuda a filtrar los líquidos que pasan por nuestro aparato urinario, facilitando de este modo que nuestro cuerpo expulse las bacterias dañinas causantes de las infecciones.

 

Previene enfermedades pulmonares

El resveratrol, componente del vino tinto, disminuye la inflamación del pulmón en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica o bronquitis crónica.

 

Estos son solo algunos de los beneficios que tiene el vino, siempre y cuando se consuma de forma moderada y responsable.

¿Se os ocurre algún otro beneficio que no hayamos nombrado?